martes, 27 de diciembre de 2016

Imperdonable

Un fiasco. No se me ocurre otra palabra para denominar la gran decepción que ha resultado ser la película  Villaviciosa de al lado. Y no es que se pudiera esperar una obra maestra; dado el tema, el elenco de actores y las promociones previas, una iba convencida de que los lugares comunes, las situaciones chuscas y hasta incluso las salidas de tono iban a ser la norma pero que todo se "perdonaría" con el aderezo del humor y la visión de las localizaciones de la película pero ... la verdad es que el resultado es imperdonable. Lo más salvable han resultado ser precisamente las promociones porque la obra en sí misma traspasa el mal gusto y lo soez. Se ha perdido una gran ocasión de tratar con un mínimo de inteligente comicidad asuntos tan peliagudos como la prostitución, las relaciones sociales en núcleos pequeños, la convivencia de costumbres, prejuicios y cambios sociales (la pareja de neorrurales, la normalización de la homosexualidad ...) y otros aspectos que podrían haber dado mucho juego. Entre estos últimos, el personaje del alcalde y sus trapicheos, mucho mejor reflejados en el traíler promocional como decía al principio, que en la propia película. Pero si la historia hace aguas por todas partes, donde se hunde totalmente es en el personaje del "tonto del pueblo" que recuerda las parodias más zafias de hace muchas décadas en aquellas legendarias "españoladas" de Ozores y cía. 
Lo mejor de la película han sido efectivamente las localizaciones  pero es una pena no poder presumir de pueblos y recomendarla. Francamente, no hay valor,
P.Ciutad



jueves, 22 de diciembre de 2016

DOSSIER CANDIDATURA PREMIOS FÉLIX DE AZARA

BREVE DOSSIER* QUE FORMA PARTE DE LA DOCUMENTACIÓN PRESENTADA POR LA ASOCIACIÓN CULTURAL CASTILLO DE TRONCEDO A LA CANDIDATURA DE LOS XIX PREMIOS FÉLIX DE AZARA DE LA DPH:


Troncedo es una localidad de las 26 que conforman el Ayuntamiento de La Fueva (Sobrarbe, Huesca). Se encuentra a 1.008 metros de altura en el extremo sudoriental del valle de La Fueva en lo alto de un cerro en el declive de la sierra del Turón.  Precisamente este emplazamiento en terreno antiguamente fronterizo y hoy limítrofe entre las comarcas del Sobrarbe y la Ribagorza constituye uno de sus valores pues la coloca   prácticamente a la puerta de ambas, con una portentosa panorámica sobre los valles del Ésera al Este y del Cinca al Noroeste. Aislado del mundo pero a la vez cerca de casi todo. La característica más definitoria de Troncedo es su castillo (s.XI) del cual no se guarda más que la torre del homenaje, de dimensiones superiores a las de otros castillos principales en el Sobrarbe (Aínsa o Boltaña), lo que hace pensar en las proporciones que podía tener en su época de uso. La población de Troncedo la forman dos caseríos esparcidos. Uno se disponía alrededor el castillo y de la iglesia parroquial consagrada a San Esteban (s. XII) y lo forma una sola calle en la que hay una veintena de casas. En este caserío, las construcciones han aprovechado la irregularidad del terreno de la cresta del cerro en la que se asientan. El segundo caserío, un poco más apartado y posiblemente más antiguo, se encuentra por debajo del núcleo principal, en la bajante que lleva al barranco del Salinar. Se llama  San Ángel  y consistía tradicionalmente en cuatro casas (hoy día  hay dos más de reciente construcción) que bordean una pequeña  iglesia de estilo románico (s. XI) que quizás haya estado consagrada a San Miguel en algún otro momento, aunque en la actualidad lo está  a San Victorián.






La Asociación Cultural Castillo de Troncedo  se fundó en el año 2002. En la actualidad cuenta con 224 socios, número significativo si tenemos en cuenta que los residentes permanentes en el núcleo poblacional no llegan a una veintena. Esta abundancia de socios se explica porque prácticamente todos los hijos del pueblo mayores de edad, residentes o no, mantienen un estrecho contacto y participan activamente en la Asociación, cada uno en la medida de sus posibilidades trabajando en el desarrollo de los fines enumerados en los estatutos:

1.        Colaborar para la promoción cultural, recreativa, turística y social de la localidad de Troncedo.
2.        Potenciar el espíritu de colaboración entre las gentes de Troncedo y los alrededores.
3.        Realizar labores de recuperación de la historia, cultura tradicional y etnografía de la localidad.
4.       Fomentar el respeto hacia el medio ambiente
5.      Potenciar y fomentar los servicios de los que gozan los vecinos.

ACTUACIONES PARA EL FOMENTO DEL RESPETO AL MEDIO AMBIENTE:
- IV Jornada de Molienda de aceite
Las actividades realizadas en orden a fomentar el respeto hacia el medio ambiente han ido progresivamente avanzando y diversificándose. En un principio la Asociación se propuso recuperar el viejo camino de la fuente que presentaba un estado de abandono y maleza que impedía el acceso a la misma, así como los tradicionales abrevaderos próximos al pueblo. Esta tarea se ha venido acometiendo de forma voluntaria en diversas jornadas a lo largo de los años, y ese trabajo vecinal fue   una baza importante para que el Ayuntamiento de La Fueva con la  ayuda de los fondos LEADER emprendiera la restauración del viejo y abandonado molino (torno) de aceite de la localidad que culminó en el año 2009. A raíz de esta rehabilitación, la misma Asociación en colaboración con la Asociación de Los Molinos de La Fueva, han venido organizando con periodicidad bianual  diversas Jornadas de Molienda de aceite a la manera tradicional. La última edición de estas jornadas, la que era ya la cuarta, se celebró el pasado mes de diciembre de 2015 con gran afluencia de público.  En estas jornadas se reproduce todo el proceso, desde la recogida de la oliva en la vecina localidad de Panillo hasta la obtención del preciado aceite con la colaboración totalmente voluntaria de los socios y vecinos del pueblo. 



-Trabajos de recuperación y mantenimiento del entorno natural

El camino de la fuente fue la primera de las iniciativas de recuperación del entorno  pero después, de manera prácticamente mensual (dependiendo de fechas y climatología)  se han venido organizando jornadas de recuperación y limpieza de múltiples caminos y zonas del pueblo, incluidas las viejas cabañeras que estaban impracticables por la abundancia de maleza y vegetación salvaje. En este último año, además de seguir con el mantenimiento de algunos de los caminos recuperados, cabe destacar la reparación de la ermita de San Urbez, un recinto de arquitectura popular que presentaba riesgo inminente de derrumbe y que fue  una tarea acometida de forma igualmente voluntaria en los días posteriores a la celebración de las fiestas patronales del pueblo en honor a San Lorenzo (agosto 2016), aprovechando la mayoritaria presencia de vecinos en el pueblo.























- Conocimiento del  patrimonio natural,  etnológico y rutas senderistas

Hace 11 años  un grupo reducido de socios de   la Asociación Cultural Castillo de Troncedo tomó la iniciativa de recorrer los viejos caminos de La Fueva y explorar el territorio a la manera de antes, a pie. Se invitó a algunos de los pueblos vecinos y, en total una veintena de caminantes completó la primera etapa de Troncedo a Rañín pasando por las aldeas de Pallaruelo. El segundo año se partió de Rañín y se llegó hasta Lascorz con bastantes más participantes. Entonces fue cuando, junto con la Asociación A redolada d'A Fueva, se pensó en seguir completando  un tramo cada año, rodeando perimetralmente La Fueva. Se ha  podido constatar el poder de convocatoria que año tras año ha tenido este “encuentro festivo” y tradicional en que se ha convertido la “pateada” anual de La Fueva. El  1º de mayo de 2016, nada menos que 76 caminantes completaron el círculo con la etapa Salinas de Trillo-Formigales-Troncedo.  Como la caminata de mayo se ha convertido ya en una tradición para las dos asociaciones mencionadas, se está valorando iniciar nuevas rutas o  un segundo ciclo con las mismas etapas de estos once años.



-Difusión y divulgación

Paralelamente a todas estas iniciativas se han ido creando diferentes publicaciones para darlas a conocer y profundizar en las raíces históricas, etnográficas y sentimentales de la localidad, así como de divulgar su riqueza natural, patrimonial y etnológica y la del radio más cercano (La Fueva, Sobrarbe, Ribagorza …):

1) Boletín anual de la Asociación. Revista El Caixigar, fruto del trabajo en equipo  y la colaboración voluntaria de todos los que participan. La publicación es coordinada por Pilar Ciutad y la maquetación ha ido mejorando notablemente desde que otra joven socia, Irene Remacha, se encarga de ella. En el año 2016 se ha editado el número 13 de estos boletines.

2) Las páginas webs http://nosvemosentroncedo.blogspot.com.es y https://www.facebook.com/Nos-vemos-en-Troncedo-172079886163771 son mantenidas igualmente  por Pilar Ciutad.  La primera es un blog personal que hace las veces de página oficiosa de la Asociación Castillo de Troncedo y tiene los mismos objetivos que la revista, con la ventaja de la inmediatez de las noticias, novedades, anuncios … enlaces a otras páginas de interés... además de ampliar los contenidos y abrirlos a una dimensión global haciendo suyo uno de los lemas más conocidos de los movimientos ecologistas “Piensa globalmente, actúa localmente”. Estas características, con mayor amplitud y riqueza en los enlaces de contenidos, se reproducen en la página de Facebook citada.  Existe también una segunda página oficial de la Asociación. https://www.facebook.com/AsociacionCulturalCastilloDeTroncedo/?fref=ts, aunque hay que decir que es menos activa que la anterior.

-Reconocimientos/premios

1) Aunque no venga acompañado de diploma o premio en sí mismo, consideramos un importante reconocimiento al trabajo voluntario y vecinal la decisión del  Ayuntamiento de La Fueva de elegir el molino de Troncedo como objeto de la primera intervención de lo que es un programa a largo plazo de recuperación del patrimonio etnológico del municipio, interviniendo en el conjunto de antiguos molinos harineros y aceiteros de los diferentes núcleos de población. Sabemos que ese trabajo colaborativo y desinteresado previo de acondicionamiento del entorno fue un punto a favor para que se diera en nuestra localidad el primer paso de este ambicioso proyecto.

2) Accésit premios Félix de Azara en la edición 2006 en la categoría de entidades sin ánimo de lucro.




* Las bases de la convocatoria obligaban a ser muy escuetos en la redacción del informe. 














martes, 20 de diciembre de 2016

A plantar fuertes

Un año por delante para ir recopilando  amistades y experiencias que incorporar a nuestro propio árbol vital, aunque las rametas se retuerzan por algún punto...

¡¡¡A plantar fuertes*!!!

*Hace muchos años, cuando yo era pequeña, en Radio Huesca había todos los domingos un monólogo costumbrista de Pedro Lafuente, botero de profesión que tenía su taller y tienda en frente de la iglesia de San Lorenzo. Recuerdo que siempre despedía el programa de esta manera, "A plantar fuertes, siñores. Y hasta la semana que viene"

domingo, 18 de diciembre de 2016

¡Somos de premio!

No podíamos terminar el año con mejor noticia. El reconocimiento al trabajo colaborativo y voluntario de los vecinos y vecinas de Troncedo, especialmente en lo referido a la conservación medioambiental ha sido reconocido con el Premio Félix de Azara en la modalidad entidades sin ánimo de lucro de su XIX edición. La alegría y emoción de la noticia se nos mezcló con otra más triste, el fallecimiento de una de nuestras vecinas.

Que este premio constituya un estímulo para que el espíritu de amistad y colaboración de nuestra pequeña comunidad continúe y que las nuevas generaciones vayan tomando el relevo, tal y como ya lo están haciendo. Es el mejor homenaje que podemos hacer a Nati Sarrat y a todos nuestros mayores, los que están y los que se nos han ido.

En Sobrarbedigital.com dan la información de todos los premiados con mayor detalle que en la noticia de El Diario del Altoaragón de la imagen.

martes, 6 de diciembre de 2016

Puertas abiertas

Tradicionalmente las puertas de las casas de Troncedo estaban siempre abiertas, tanto en sentido figurado, pues siempre el forastero que se acercaba encontraba un rincón al lado del fuego y un trago de vino para reponerse de las caminatas de antaño; como en sentido literal. Ahora, en estos tiempos, eso de dejar la puerta abierta es más complicado, por los pocos que quedan  y, a la vez, por los muchos que se acercan con transportes considerablemente más cómodos y rápidos que los de entonces. Pero estas navidades las puertas van a recuperar de alguna manera el espíritu hospitalario de otras épocas. Esos rústicos arbolitos elaborados de forma conjunta en unos talleres que han servido una vez más de excusa para juntarnos invitan a llamar a las puertas, confiados igualmente en que uno va a ser bien acogido ...


jueves, 10 de noviembre de 2016

Noticias que no son lo que se dice "buenas"

Ha desaparecido del paisaje troncedano el que resultaba ser uno de los mayores atractivos para los más pequeños. Fanlo ha cambiado de domicilio. Sin duda la noticia causará disgusto entre la chiquillería que con tanta ilusión obligaba a sus padres a realizar las visitas ineludibles en cuanto llegaban a Troncedo: Wendy y Fanlo. Eso sí, saludando debidamente a los pocos perros y algunos gatos más que se cruzaran entre los domicilios de ambos. 

Pero, con mucha tristeza, Ana nos ha contado que ha tenido que desprenderse de su gran amigo, que no ha aprendido a convertirse en el "burro docil y manso" que ella deseaba para que le acompañara por los caminos de la redolada.  Fanlo tenía una energía desbordante y muchas ganas de correr y ella se ha rendido, no puede seguirle. Así que lo ha llevado a la aldea de Puy de Cinca, un buen sitio en el que hay otros  4 burros y 2 caballos con los que sin duda se encontrará a gusto, además de 6 hectáreas de terreno en las que corretear hasta que se canse.

 Nos dice Ana que sus actuales propietarios, Belén y Miguel Ángel, estarán gustosos de recibir a cuantos quieran ir a recordar  a "nuestro burro".  

Una imagen que no se repetirá ...

miércoles, 12 de octubre de 2016

A vueltas con el doce de octubre y con el mundo

Si levantas una piedra de una pequeña aldea podrás escuchar los latidos del universo.


Esta es exactamente la literalidad del proverbio que andaba yo buscando desde  el origen de este blog. Yo lo había cambiado un poco y había sustituido lo de piedra por teja (por estos lares las tejas son losas de piedra) pero el fondo creo que lo había "pillado" en su momento. Hoy he recuperado la cita de la fuente de la que la obtuve por vez primera, nuestro buen amigo conocedor del Pirineo y, por ende, del mundo Enrique Satué. La citaba a colación del recuerdo de su abuelo en la fecha del 12 de octubre. No me resisto a transcribirlo:


MI ABUELO DOMINGO Y EL DOCE DE OCTUBRE
Por mañana, doce de octubre y día del Pilar, las buenas gentes de Ainielle celebraban su fiesta mayor –“Dichoso lugar d´Ainielle, que celebra a fiesta en o tiempo d´a nieve”, decía un romance popular–.
Mi abuelo se llamaba Domingo, era de Ainielle, y fue llevado a la guerra de Cuba para defender, entre otras cosas, los intereses de la burguesía catalana que controlaba la fabricación del azúcar en la isla.
Afortunadamente, mi abuelo regresó de la guerra, se casó, tuvo hijos, y todas las chicas marcharon a servir a Barcelona. Algunos de sus nietos viven alrededor del mundo editorial.

Hoy leo que algunas entidades catalanas desean obviar, por unos motivos u otros, el doce de octubre, pero el hecho es que buena parte del libro editado en Cataluña se vende en Iberoamérica gracias a la “Hispanidad”.
Simón es un zapatero ecuatoriano de mi barrio al que cuento estas cosas mientras él me muestra su perplejidad, porque los dos vemos en el doce de octubre no una desgracia sino una OPORTUNIDAD.
Mañana, como otros años, subiré a Ainielle, y le diré a mi abuelo: “Yayo, con la Historia pasa como con los trajes, que a todos nos gusta encargarlo a la medida”.
“Dichoso lugar d´Ainielle, que celebra a fiesta en o tiempo d´a nieve”.


miércoles, 28 de septiembre de 2016

Un documento históricamente entrañable

Un documento muy interesante  encontrado (una vez más) en la web de Sobrarbenses.

Un ejemplo más de cuando los Pirineos se transforman en punto de inflexión para la unión de gentes y culturas frente  su papel secular de frontera física y cultural. Construcción del túnel de Bielsa en 1969. No os perdáis las imágenes de la Bielsa de aquellos tiempos, las mujeres lavando en el río, los ricornios, los campesinos a lomos del burro ... a más de uno le evocarán su infancia. ¡Y cómo habla en francés el alcalde de Bielsa!

lunes, 29 de agosto de 2016

Vacaciones con valor añadido



"Ir de vacaciones al pueblo" tiene una connotación añadida, por lo menos si se trata del pueblo de Troncedo. Para empezar, y en eso no somos muy diferentes de otros, el mes de agosto viene señalado por la celebración de las fiestas. Mira qué agudos eran los de antes que se buscaron de patrono a San Lorenzo previendo que en estos tiempos la inmensa mayoría de los hijos y nietos del éxodo estaríamos de vacaciones  ... Así que decir AGOSTO en Troncedo es decir:

FIESTAS- FAMILIA - AMISTADES - BAILE - TITIRITEROS - JUEGOS - CENAS - VERMÚS - ADORADORES DE OCASOS - GUIÑOTE - FÚTBOL SOLTEROS-CASAUS - RONDA - ALBAHACA  ...

pero ... 
(y esto es lo que resulta más singular) 


TAMBIÉN ES DECIR ... RECUPERACIÓN - TRABAJO COMUNITARIO - VOLUNTARIEDAD - COLABORACIÓN...


Trabajos de restauración y celebraciones en el entorno de la ermita de San Urbez en grave riesgo de derrumbe (en los días siguientes a las fiestas)

Antes de que el mes termine llega la ocasión de afirmar que también AGOSTO ES DECIR ...

EXCURSIÓN - CULTURA - ARAGÓN (y otros lugares) - CONVIVENCIA ...






... y cerrando el círculo de esta pequeña crónica y, porque así me consta, aseguro que AGOSTO en TRONCEDO también es decir RECUERDO y VISITA a los que ya no están entre nosotros...









sábado, 30 de julio de 2016

Un cartel de primera




Quienes se hayan detenido a leer el programa de fiestas de este año, habrán observado que presenta algunas diferencias con los de otras ocasiones. Además de que se prolonguen con un cuarto día festivo  y se inicien con la tradicional Misa pero esta vez acompañada de rondalla como efecto especial de  inauguración de las recientes obras de acondicionamiento del templo; tenemos este año el lujo de contar por segunda vez con la presencia de un grupo y un espectáculo infantil de primera categoría nacional y mundial,

  Maricastaña




Maricastaña y Bruno llegan de ese lugar arcano en el que nacen los cuentos. Miran al público a los ojos y acuden personajes como bandadas de pájaros a comer de sus manos. Tañen músicas, recitan fábulas, inventan disparates y hacen danzar a los polichinelas en el retablo. ¿Duerme el gato dentro de un sombrero? ¿Quieren ver cómo un payaso-equilibrista aguanta en su nariz una pesada barra? ¿Existe un desfile de ranas, moscas y diablos paseando ante el público? Todo es posible cuando Maricastaña y Bruno llegan convocados por la mirada transparente de los niños, aún mejor si están acompañados. 

Textos de: Ramón Gómez de la Serna, Juan Ramón Jiménez, Miguel Hernández, María Elena Walsh, Antoniorrobles

Espectáculo para los más pequeños, a partir de 2 años.


El jueves 11 de agosto a las 12:00 será  la segunda ocasión en la que los Titiriteros de :
Binéfar actuarán en la plaza de Troncedo. Una compañía de la tierra que ha presentado sus creaciones en todo el mundo y que ya fue reconocida en 2009 con el Premio Nacional de las Artes Escénicas para la Infancia y la Juventud. En esta ocasión vienen con una obra que a su vez también ha sido merecedora de importantes premios:


Premio al Mejor espectáculo de Títeres FETEN 2014; y
Premio del Público I Festival de Títeres de Los Yébenes 2014.

Así que ...

Si estás aquí mismo, si estás cerca, si no lo estás pero harás por estarlo,  si tienes niños/as, si llevas al niño y la niña que fuiste siempre contigo, si te gusta el teatro, si amas la poesía, si quieres asomarte a nuestro mirador pirenaico, si quieres gozar de todo esto y más ... 

¡¡¡nos vemos en Troncedo el día 11!










miércoles, 20 de julio de 2016

80 años para recordar


Tristes guerras
si no es amor la empresa.
Tristes, tristes.
 
Tristes armas
si no son las palabras.
Tristes, tristes.
 
Tristes hombres
si no mueren de amores.
Tristes, tristes.
 
Cancionero y romancero de ausencias
Miguel Hernández




Estamos recordando en estos días el 80 aniversario de unos acontecimientos nefastos de la reciente historia de España, la sublevación militar de aquel 18 de julio de 1936 conmocionó hasta el último rincón de este país. En todos y cada uno de los pueblos de España se sufrieron las consecuencias. Aún en el caso de que no llegara el estruendo de las balas y cañones directamente, en todos los lugares fueron movilizados los mozos para empuñar las armas. En El Caixigar del año 2015 incluíamos un pequeño artículo sobre los estragos que aquella guerra causó entre las casas de Troncedo.


Heridas de guerra

Recuerdo a José María de Soltero como una persona afable. Lo veo sentado en el pedrizo de la placeta de casa Baile y dejándome su gayata para jugar, siempre de buen humor. José María necesitaba del bastón para compensar la acusada cojera que trajo como “medalla” de la guerra civil. Recientemente me contaba Palmira que no fue como consecuencia de ninguna herida sino debido a la congelación sufrida durante una gran nevada que tuvo que soportar en plena batalla. Y no fue el único que vino con secuelas, yo misma he oído contar innumerables veces con gran pesar, cómo mi tío Miguel Lacambra de casa Albañil se trajo una infección de riñón mal curada, también “conquistada” en el frente, que terminó por llevárselo a la tumba con tan sólo 27 años. Y fueron también muchos los mozos que ni siquiera pudieron alcanzar ese momento dichoso de la vuelta a casa y el abrazo familiar. Mi madre me contaba cómo a lo largo de los meses e incluso años que siguieron al fin de la contienda, los mozos iban volviendo en goteo, todos en lamentables condiciones, después de haber pasado por inimaginables padecimientos que incluían en muchos casos la prisión y los campos de concentración, como ocurrió con Antonio Latorre de casa Albañil y Jesús Cavero de casa Torretas que estuvieron retenidos en el Fuerte del Rapitán, no así Salvador Olacia de casa Baile que, aún compartiendo destino con ellos, pudo librarse en el último momento de la prisión.

Cada vez que alguien daba la voz de aviso de que se veía venir a lo lejos un caminante con aire derrotado, todas las madres salían corriendo al encuentro, a comprobar si esta vez el que tornaba era el ansiado hijo del que no se tenía noticia. Pero hubo muchas que no pudieron consumar ese abrazo; con la ayuda de las hermanas Nieves y Amparo Senz, nacidas ambas en casa Torretas, hemos ido repasando la distinta suerte que corrieron otros mozos del pueblo, además de los ya citados. Vicente Castán de casa Viu, Higinio Solano de casa Salas, los hermanos Orencio y Enrique Lanau de casa Pascual, Ramón Fumanal de casa Blan y Emilio Laplana de casa Sarrat fueron seis que nunca volvieron. José Cavero de casa Torretas fue dado por desaparecido en un principio pero luego apareció y lo mismo ocurrió con José Beltrán de casa Solanilla, sólo ellos sabrían las peripecias que debieron pasar en medio de la confusión del final de una guerra en la que les tocó pelear por el bando perdedor. Otra suerte, aunque no creo que con menos dosis de amargura, fue la de José Mur de casa Castro que terminó como voluntario en la División Azul. A estas alturas todos sabemos que esa voluntariedad fue en, los más de los casos, bastante relativa, por no decir forzada.

 La suerte o el destino de aquellos campesinos soldados dependía a veces de tomar o no la decisión acertada, valga como ejemplo que el ya citado Orencio Lanau y Ramón Buil de casa Soltero estuvieron juntos retenidos en Barbastro y que, cuando uno de los jefes les dio permiso para regresar a casa, Ramón emprendió la vuelta a Troncedo pero Orencio decidió cruzar la frontera hacia Francia, sin llegar nunca a alcanzarla pues cayó abatido en algún punto del camino*.


No se agota la lista de movilizados en estos quince nombres que nos resultan tan familiares, fueron por lo menos otros tantos en un pueblo que entonces contaba con 25 casas, lo que significa que había muchas en las que llegó a haber dos hermanos luchando y, es más que posible que se cumpliera literalmente el término de guerra fratricida con el que se califica a la guerra civil española, pues en los últimos meses el caos y la desesperación en el bando republicano (los rojos) que era el que había movilizado a los de Troncedo fueron tremendos, y sabemos de más de uno de los soldados que, huyendo de la debacle final, se pasó a la zona nacional.

Pilar Ciutad

* Tras la publicación citada, alguien me comentó que el final de Orencio no fue exactamente así aunque el resultado de muerte fue el mismo.


Miguel Lacambra Garcés, soldado
(los marcos de hilos entrelazados los hacían los propios soldados en el frente)



No sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo,
si somos la misma cosa
yo,
tú.

Tú eres pobre, lo soy yo;
soy de abajo, lo eres tú;
¿de dónde has sacado tú,
soldado, que te odio yo?

Me duele que a veces tú
te olvides de quién soy yo;
caramba, si yo soy tú,
lo mismo que tú eres yo.

Pero no por eso yo
he de malquererte, tú;
si somos la misma cosa,
yo,
tú,
no sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo.

Ya nos veremos yo y tú,
juntos en la misma calle,
hombro con hombro, tú y yo,
sin odios ni yo ni tú,
pero sabiendo tú y yo,
a dónde vamos yo y tú...
¡no sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo!


Nicolás Guillén



jueves, 30 de junio de 2016

Tronzeto, Troncedo ... lugar de gusanos de seda

El pasado sábado 25 de junio en Troncedo velamos las armas de una segunda versión de jornada electoral  con otra particular jornada autóctona ...¡y ya vamos por la décimocuarta!.

Este encuentro festivo-amistoso-cultural se ha convertido  en una peculiar moderna tradición (valga la antítesis) de la vida de nuestro pueblo vivo (valga ahora la redundancia). Ya no se concibe el ciclo anual de este lugar sin contar con esta celebración, sin duda un gran acierto de la Asociación Cultural Castillo de Troncedo, impulsora de la mismay de todos los vecinos  y amigos que la hacemos posible.


A lo largo de estas catorce ediciones ha habido muchas ocasiones en las que lo cultural se ha elevado a la categoría de lo erudito. La última jornada fue precisamente una de ellas, con la presencia en el pueblo de  uno de los mayores, si no el mayor especialista en la cultura de la antigua Iberia, D. Bienvenido Mascaray. Este ribagorzano, nacido en Campo, en casa El Fovano (su abuelo era de Formigales) ha sido maestro, abogado y empresario. Pero además es investigador histórico y lingüístico, especializado en aragonés ribagorzano y también, como ya decíamos, en la lengua y cultura íbera.

Bienvenido, con una capacidad comunicativa propia del maestro que fue y que demostró no haber dejado de ser aunque abandonara tempranamente la profesión,  nos abrió una  puerta que permite adentrarnos en las entrañas de nuestra cultura más ancestral, la de la Iberia prerromana,  la orilla del norte que es precisamente  el origen etimológico del nombre con el que la llamaban los pueblos norteafricanos que la alcanzaron y que se extendieron por toda la península, los íberos. Y sobre etimología versó principalmente su charla, salpicada también de anécdotas, curiosidades y fundamentos de la rica y desconocida cultura sobre la que se fueron depositando a lo largo de los siglos otros pueblos, otras lenguas, otras creencias ... hasta el punto de quedar olvidada o ignorada, que no se sabe lo que es peor.

Yo personalmente disfruté mucho con la charla y no me hubiera importado que se hubiera prolongado para que nos deleitara con más datos sobre la Diosa Madre protectora y bondadosa de los íberos, aquella que no castigaba con ningún infierno a los miserables, más bien sufría cuando su conducta le obligaba a no poder acogerlos en su seno; también sobre las virtudes de los valientes íberos que tan maltratados resultaron ser en los tratados romanos, tal y como ocurre siempre con la Historia contada por los vencedores, es decir, con la Historia en general...

Pero, volviendo a la etimología de la toponimia íbera, que era el tema de la charla, Bienvenido, demostrando su profundos conocimientos epigráficos de esta lengua, trazó con precisión la línea argumental que nos condujo al significado del topónimo Troncedo como "lugar donde hay gusanos de seda", ante la perplejidad de algunos de los presentes y, también (por qué no decirlo)  el escepticismo de otros.

Si esto de los gusanos de seda resultaba difícil de creer a pesar de la constatación de la existencia de, por lo menos, un viejo ejemplar de morera en casa Solanilla (claro es que los íberos anduvieron por aquí hace la friolera de ... 2500 años, dos o tres siglos más  o menos ...) y de la descripción del diccionario de Madoz en la que también se relaciona a Troncedo con los gusanos; lo cierto es que hubo otros muchos ejemplos con una explicación igual de lógica pero más sencilla de asimilar: Barbastro, Tierrantona ... de paso que por el camino iba desechando unas etimologías que , demostrando ser tan simples como infudamentadas, han conseguido imponerse como ciertas incluso entre algunos "especialistas" en la materia y hasta han llegado a formar parte de la iconografía heráldica (todos recordamos el escudo de Barbastro, con un señor bien barbado).

En cualquier caso, para todos cuantos estén interesados en profundizar en este asunto, les invitamos a visitar la página IberiasegúnMascaray en la que encontrarán abundante y rigurosa información sobre todas sus investigaciones.


lunes, 27 de junio de 2016

El Caixigar 2016

Ya contamos 14 caixigos en nuestro caixigar de papel ... Un pequeño bosque de letras, historias y recuerdos. Gracias a todos los que lo levantáis, a los que lo esperais con ilusión para pasearos entre sus páginas y a quienes colaborais a mantener vivo este bosque con vuestras aportaciones particulares a modo de publicidad. Gracias y ...

¡ya estamos preparando la semilla del siguiente ejemplar!


lunes, 30 de mayo de 2016

El último pastor

Hace pocas horas nos ha llegado la noticia del fallecimiento de Joserón, el pastor. No por anunciada,   nos duele menos. Hemos perdido para siempre un elemento del paisaje troncedano, un personaje singular, el último pastor del pueblo; observador incansable de estos montes y piedras, que atesoraba en su memoria nuestra pequeña historia. Se había criado en Panillo pero terminó de hacerlo en Troncedo porque todavía era un zagal de 14 años cuando llegó al pueblo  y durante los 65 restantes ha vivido en todas y cada una de las casas, repartiendo los días según las cabezas de ganau que guardaran en sus corrales. Compartió la intimidad de las familias y las largas veladas de invierno junto al fogaril cuando todavía había familias, había veladas y no había televisiones ni mucho menos Internet y el visionado de las imágenes en movimiento se centraba en las llamas del hogar y las yayas, con el fuso en la mano,  nos decían aquello de "no mires el fuego, ninona, que te picharás en la cama"; mientras, los yayos se ocupaban de contar los cuentos que a ellos les habían contado sus propios yayos y así hasta el origen de los tiempos (o casi). Y también vio cerrarse una a una casi todas las puertas, de tal manera que su "trashumancia" personal por los hogares se redujo en los últimos años a tres (Baile, Mariñosa y Soltero) para limitarse en las dos postreras décadas de su vida a la de Soltero, casa en la que echó raíces y permaneció como uno más de la familia tras la jubilación. Sólo en el último año, después de que su salud se resquebrajara y precisara de cuidados especializados, se trasladó a una residencia de ancianos.

Ya no nos lo encontraremos más en medio del camino, confundido con los colores del bosque, prácticamente invisible si no fuera porque siempre acababa descubierto por los jadeos o ladridos del perrico que  le acompañaba. Como nos ha dicho José de casa Solanilla en un mensaje de wasap: 

                                 Se ha ido como ha vivido ...sin ruido.



En 2005  Troncedo le rindió un pequeño homenaje reconociendo su  vida y su dedicación al pueblo. Para aquella ocasión, una buena amiga  compuso un poema que se publicó en El Caixigar nº 2 y del que rescatamos algunos versos.


La figura del pastor       

siempre quedará grabada
en la memoria del pueblo
como estampa acostumbrada:
con el morral a la esquena, 
la gayata pa empararse,
el paraguas por si acaso
cara la tarde tronase.

Asinas, t'ol día al monte,
apacentando el ganau,
faya calor, frío u aire,
que ya el tiene acostumbrau.

En el morral, la ciembrera
del de comer. El cenar
a redolin por las casas,
y el dormir y el almorzar, 
que en toz los fogarils
s'ha calentau del lugar,
y sopas de to las casas
(escaldadas u con güego)
en ha comiu p'almorzar.

(...)

De tantas generazions
de pastós en este pueblo,
a Joserón el pastor
nuestro afecto le ofrecemos,
porque ha siu como uno más
en las casas de Tronzedo.


 DEP, José Abré Belfort.

miércoles, 27 de abril de 2016

Graus, un pueblo de cine

"Los de Graus, guardaus", era una frase que escuché múltiples veces en mi niñez. Siempre era cuando mamá quería señalar las diferencias de carácter y forma de actuar entre ella y mi padre. Sin embargo no acabé de entender muy bien el significado hasta años más tarde. Mi interpretación es que la frase resume con cierta sorna la mirada que los aldeanos  de los núcleos próximos a la capital de la comarca (Graus), posaban sobre los grausinos. Estos eran los dueños de comercios, negocios y servicios a los que indefectiblemente debían acudir en innumerables ocasiones y también eran los señores a cuyas casas muchas zagalas como ella iban a "servir". Como en en la vida misma, como en todo el mundo, el de ayer y el de hoy, estas gentes acomodadas se comportaban con un cierto engreimiento que pretendía soslayar que la prosperidad de la que disfrutaban ellos, los  "ricos", se sustentaba en la existencia y el trabajo de los "pobres". Los de Graus  se las daban de refinados de tal manera que hasta hablaban una variante del aragonés diferente de la de Troncedo, por ejemplo, considerada esta última como  un habla "pueblerina".  Estas diferencias sociales quedan también reflejadas con detalle en la película Cosetas d'adentro que Lola Gracia nos presentó en Troncedo en la jornada cultural de hace tres años.

Espero que entendáis que estas consideraciones son tan generalizadas como injustas, ni todos los "pueblerinos" eran pobres ni todos los grausinos, "ricos". Yo,  por mucho que presuma de troncedana, nací en Graus y  toda mi rama paterna es grausina, de familia trabajadora. Y me siento muy orgullosa de estas raíces. De lo que no cabe duda es de que la villa daba y sigue dando argumentos a sus habitantes para sentirse privilegiados, tanto por  la belleza del entorno natural como por (ahora sí, totalmente en serio y con rigor) la calidad humana de sus gentes y  la riqueza del patrimonio cultural que la adorna; entre otras, su Plaza Mayor, de la que hemos hablado en otras ocasiones y que, desde que se levantara, allá por el s.XVI, no ha dejado de sorprender a los visitantes que se han acercado. 





En los últimos años, esta entrañable plaza que ha sido testigo de tantas vidas y episodios no deja de ser noticia en los medios nacionales. Concursos, spots publicitarios ... y ahora, desde hoy mismo, escenario de la próxima película del director zaragozano Nacho Garcia Velilla. nombre que garantiza por sí mismo el éxito.  Vamos, que mis corresponsales destacados en el lugar me cuentan que Graus es un hervidero de gente del cine  y caras famosas a las que pedir un selfie. 


¡Qué ganas de ver la peli!

...Acción!

martes, 29 de marzo de 2016

¡A por la número 13!

Hace unos meses le envié a Mariano Coronas un ejemplar de El Caixigar nº 12, edición de junio de 2015. Se trataba de una obligada correspondencia al gesto generoso que él tiene con nuestra Asociación remitiéndonos puntualmente los ejemplares de la  veterana revista El Gurrión, publicada en Labuerda desde 1980 y que, como en otras ocasiones se ha dicho, sirve de inspiración y modelo para nuestro  modesto y local boletín anual.  Mariano registró la recepción del "caixigo" con unas estimulantes palabras que paso a transcribir: 

"Un caixigar, como es fácil deducir, es un bosque de caixigos. En todo caso, para los de fuera de Aragón, igual conviene aclarar que un caixigo es un quejigo; es decir, un roble para que nos entendamos. Pues resulta que en Troncedo, un pueblo en la raya entre Sobrarbe y Ribagorza (provincia de Huesca), hay un grupo numeroso de personas que no paran de trabajar restaurando, reconstruyendo, recuperando, limpiando, marcando, celebrando...: caminos, casas, molino, castillo, fiestas, romerías, conversación, ideas, personas... Son muy aficionados y entusiastas conjugadores de verbos colectivos (como los que he indicado con anterioridad, en gerundio). Y, además, también conjugan el verbo escribir (seguro que con anterioridad, han conjugado sobradamente el verbo leer y el verbo pensar, entre otros); como consecuencia de ello, cada año plantan-escriben un nuevo caixigo; de modo que, en pocos años van a conseguir tener un caixigar de palabras, de letras... Hoy me ha llegado el número 12, con 48 páginas, tamaño cuartilla, fotos en color y dedicado a las “Mujeres de antes”. En la página 2 reproducen ya un hermoso poema de Miguel Hernández “Hijo de la luz”. También hablan de la Feria de San Miguel de Graus, de “Yaya Manuela”, “Una tienda en Troncedo”, “Heridas de guerra”, “De cuando fuimos mineros”, “Fiestas de San Lorenzo”, etc., etc. Yo no sé si los troncedanos que la reciben aprecian suficientemente este trabajo de recuperar y dejar escritos sentimientos, recuerdos, tradiciones, cuentos, personajes, fiestas, etc. de su pueblo y alrededores, pero la faena de quienes impulsan la publicación y de quienes escriben en ella es enormemente meritoria y la calidad del montaje, la disposición de textos y las fotos redondean perfectamente el trabajo, la obra. Y es una maestra incombustible – Pilar Ciutad- quien coordina todo ello y quien me la ha hecho llegar. Yo me he puesto la camiseta de fiesta y he querido hacerme esta foto leyendo “El Caixigar” y, ya de paso, animar a sus colaboradores a seguir en esa empresa que nadie más vendrá a hacer. Si no queremos que se pierda del todo la pequeña o gran historia de nuestros pueblos y de nuestras gentes, tenemos que arremangarnos y escribirla, no queda otra... Felicidades por los doce “caixigos” y mucha fuerza para continuar la empresa."


Después de esto, sólo me queda anunciar que estamos preparando el terreno para plantar el caixigo 13. Ya son varios los queridos colaboradores que se han arremangado y me han hecho llegar nuevas e interesantes historias que no quieren que se pierdan en el olvido ... pero todavía hay sitio para más aportaciones de todo tipo: narraciones, fotos, sugerencias, opiniones, propuestas de futuro ... así como estamos abiertos a nuevos anunciantes que, con su contribución económica, colaboran también a la pervivencia y difusión de la revista.

¡Te esperamos!